Retrato robot de la Costa del Sol

La Costa del Sol, con sus 160 kilómetros de longitud, es el emblema de la provincia de Málaga. La capital, Málaga, con su medio millón de habitantes es el centro de la región costera y uno de los puertos más antiguos del Mediterráneo. Otros municipios grandes e importantes imanes del turismo son Nerja, Torrox, Torremolinos, Fuengirola, Mijas, Marbella y Estepona. Todos están muy bien comunicados por la carretera nacional y la autovía.
Toda la provincia de Málaga vive del turismo. Empezó a hacerse famosa cuando hace muchos decenios Marbella se estableció como punto de encuentro de la jetset internacional. La gran demanda inmobiliaria, acompañada por un sector de construcción en auge, es amenizada por familias bien situadas y hambrientas de sol procedentes del norte y del centro de Europa.
La provincia tiene una superficie de 7.276 kilómetros cuadrados. Dada la buena red de carreteras, la costa está bien comunicada con los pueblos del interior. Gracias al clima mediterráneo durante gran parte del año las temperaturas son agradables, con inviernos suaves y, descontando algunas semanas, veranos moderados. En pleno verano, sin embargo, sobre todo en el interior y en el oeste de la región se pueden alcanzar altas temperaturas debido al clima subtropical. El sol luce durante más de 300 días al año. El promedio de las precipitaciones está en unos 500 mm al año, en la línea costera aún menos.